Cinco Consejos para la Transformación Digital

Updated: Oct 15



Hooooola a todos. Soy David Ruiz y trabajo como maestro de educación primaria en el CEIP Kantic@ de Arroyo de la Encomienda (Valladolid, España). También colaboro con la formación del profesorado tanto en modo presencial como a distancia.

En primer lugar quiero agradecer a los geniales #eTwinz la invitación para escribir una entrada en este blog del que tanto he aprendido (y sigo aprendiendo).

Desde que empezó el confinamiento y cierre de los coles en España, en marzo del curso pasado, no he parado de preparar cursos, crear recursos, ayudar a otros profes... para facilitar el paso de una docencia 100% presencial a otra en la que todo el proceso se realizaba a distancia.

Siempre he dicho que la situación que vivimos en ese momento fue ABSOLUTAMENTE EXTRAORDINARIA, y que no se podía culpar a ningún profe por no estar preparado para trasladar sus clases de un día para otro a un entorno online (y más teniendo en cuenta que todo nuestro sistema educativo está pensado para un contexto presencial). Lo más increíble de todo es que (gracias al enorme esfuerzo de docentes, familias y alumnos) salió mucho mejor de lo que esperábamos. Pero ya ha pasado el verano y sabemos que la posibilidad de volver a situaciones similares es alta.

En el nuevo curso empezamos con miedo e incertidumbre. Las clases se han iniciado de manera presencial, sí; pero con las medidas que se han tomado, mucho me temo que tendremos que afrontar nuevos periodos de docencia remota.

Por tanto, se hace necesaria una preparación para desarrollar estos periodos de la manera más efectiva posible. (Ahora sí que no hay excusas).

Hoy quiero compartir con todos vosotros 5 consejos para esa "transformación digital" de nuestras clases:

1. La metodología es lo primero

A veces nos dejamos llevar por lo mucho que "mola" una herramienta y adaptamos todo el proceso a ella. Este es un error común que todos hemos cometido alguna vez.

En mi opinión, lo primero debe de ser tener claros nuestros objetivos, conocer nuestro contexto y elegir la metodología que mejor se adapte a ese escenario para que nuestros alumnos consigan dichas metas. Cuantas más metodologías conozcamos, más posibilidades tenemos de acertar en nuestra elección. No hay ninguna mejor que otra, lo más importante es saber cuál se adapta mejor a nuestras circunstancias.

En lo referente a la educación a distancia, creo que de las metodologías que podemos sacar más provecho es de las conocidas como Metodologías Activas. No descartamos métodos más tradicionales pero, en un contexto no presencial, sus carencias se magnifican.

Si quieres conocer algo más sobre algunas de ellas (nos dejamos fuera algunas fantásticas como las rutinas de pensamiento, el aprendizaje basado en problemas, el aprendizaje basado en juegos, el design thinking...), aquí tienes un Genially en el que damos alguna pista, recomendamos webs y autores para profundizar y resaltamos las ventajas de cada una de ellas en educación a distancia.



De todas, para mí tiene un especial interés el trabajo de la autorregulación en nuestros alumnos. Considero que tener una buena autonomía es vital para que cualquier otra metodología (especialmente en contextos online) tenga éxito.

Por último, nos gustaría recomendar que hubiera unos "acuerdos de centro" sobre qué metodologías se van a priorizar en el trabajo con los niños. Si cada profe va "a su aire", los principales perjudicados serán los alumnos.

2. Elige bien tus "armas"

Una vez que tenemos claro cuál va a ser la forma de trabajo y las necesidades técnicas que nos va a generar, tanto a nosotros como a los alumnos, llega el momento de elegir las herramientas. En esta toma de decisiones me parece que sería ideal que existieran (igual que con la metodología) acuerdos de centro en cuanto a qué herramientas van a utilizar sus alumnos.

Me gusta hablar de "economía de herramientas", en el sentido de no "sobrecargar" a nuestros estudiantes con el aprendizaje de montones de herramientas (algunas de ellas para hacer la misma función). Una selección previa al inicio del curso nos permitirá que las herramientas se adecuen al plan y no lo contrario. Y si no son demasiadas... mejor.

Algunos criterios que yo tendría en cuenta para hacer la selección serían los siguientes:

- Que las herramientas sean gratuitas.

- Que cumplan con la Ley en cuanto a protección de datos de nuestros alumnos, por supuesto.

- Que puedan ser utilizadas para distintas funciones.

- Que sean multiplataforma y no generen diferencias entre alumnos con unos dispositivos u otros.

- Que su manejo sea sencillo.

- Que no contengan publicidad intrusiva.

- ...

Aquí tenéis una buena colección para elegir:


Y este es mi "kit" favorito:


3. Piensa en TODOS tus alumnos y familias

Sería muy fácil pensar que la educación a distancia les llega de la misma forma a todos nuestros alumnos, pero todos sabemos que esto no es así. Incluso en los contextos "más favorecidos" existen grandes diferencias entre unos alumnos y otros. Y no solo en cuanto a dispositivos digitales o conexión, sino también (y más importante aún) en cuanto a la atención que les pueden dedicar en casa (en cantidad y en calidad). Cuando se traslada el centro a la casa de cada uno, estas diferencias se multiplican.

Para adaptarnos a las circunstancias de cada niño, recomendaría el uso de "listas de reproducción de tareas" (idea que aprendí viendo a los dos cracks que gestionan este blog), que nos van a permitir dar opciones para todos y personalizar sus aprendizajes adaptándonos a su propio estilo. ¿Te animas a hacer la tuya con Genially? Aquí tienes un tutorial.

Otra forma chula de presentar la información y proponer tareas multinivel y personalizadas en un contexto no presencial puede ser la “clase Bitmoji”. Aquí tienes otro tutorial para crear la tuya.

Para terminar este consejo, te recomendamos tener también en cuenta a todos tus alumnos y sus posibles dificultades en el acceso a la información. Si has considerado esto antes de empezar el curso y adaptas lo que presentas de manera que todos puedan acceder al contenido, tendrás mucho camino recorrido (¿Conoces el DUA?). En el siguiente Genially puedes ver alguna idea en este sentido:


4. Cambia tu forma de evaluar

Si cambiamos el modelo de enseñanza-aprendizaje y seguimos evaluando igual, estamos abocados a la frustración (nuestra y de nuestros alumnos).

Para empezar, por si acaso alguien no lo tiene claro... "en educación a distancia se aprende menos que en educación presencial". No pasa nada. Esto es así y es normal que sea así. Lo que tenemos que intentar es que nuestros alumnos aprendan lo máximo posible y lo mejor posible en dichas circunstancias. Por tanto habrá que recortar el currículo y revisar los criterios mínimos que vamos a valorar.

No entiendo la evaluación de forma que no sea formativa. Cuando hablamos de evaluación formativa hablamos de evaluar para mejorar, de evaluar para aprender. Esto la diferencia totalmente de evaluaciones sumativas que tienen como objeto calificar a los alumnos. La evaluación formativa influye directamente en el proceso de aprendizaje, tiene efectos reales sobre los aprendizajes de los alumnos.

Una evaluación que tiene como objetivo mejorar no puede realizarse al final del proceso, donde no hay margen de mejora. Por tanto, se debe de evaluar desde el principio, durante todo el proceso y también al final del mismo.

Por otro lado, la evaluación formativa se nutre de evidencias de evaluación. Estas evidencias deben ser muchas y muy variadas. Si las pruebas de evaluación que se realizan son siempre del mismo tipo (solo rúbricas o solo exámenes escritos, por ejemplo), estaremos perjudicando a algunos alumnos y solo conoceremos una parte de lo que nuestra clase está aprendiendo.

Si queremos recoger una buena y variada cantidad de evidencias, hay muchísimas herramientas digitales que nos pueden facilitar el trabajo (y más en educación online). En la siguiente presentación tienes una buena colección para que puedas elegir las que mejor se adapten a tu estilo:


5. Las emociones son más importantes que nunca

Si lo emocional siempre afecta de manera definitiva a los aprendizajes de nuestros alumnos, en una situación como la actual mucho más.

No trabajamos con máquinas, trabajamos con personas. Pretender que se suban a nuestro tren sin preocuparnos lo más mínimo por lo que traen en la mochila es un error fatal. Tenemos que preguntarles, propiciar espacios en los que se expresen, programar actividades para trabajar específicamente lo emocional...

Y ¡no debemos olvidar la parte emocional de los docentes! Nosotros también estamos todos pasando por momentos duros y muchos compañeros están viviendo situaciones angustiosas en su entorno cercano o sufriendo ansiedad ante la nueva forma de trabajo. Hay que observar, preguntar y ofrecer ayuda a los demás y por otro lado ser capaces de compartir nuestras emociones para poder ser ayudados.

Propuestas como las que han compartido Mario y Alberto para hacer un seguimiento exhaustivo y objetivo de cómo están social y emocionalmente nuestros alumnos día a día son necesarias. También herramientas digitales como Flipgrid o Teams nos pueden facilitar mucho este proceso.

Nos podemos permitir que un alumno no haya aprendido determinado contenido (va a tener tiempo toda su vida para hacerlo si lo necesita), pero bajo ningún concepto nos podemos permitir que un alumno nuestro esté sufriendo y a nosotros se nos pase de largo (los efectos que esto puede tener en su vida no se pueden reparar más adelante).

Y después de tooooodo este rollo que os he soltado, resumimos:

  • Piensa primero en lo que quieres conseguir y después en la metodología que mejor te va ayudar a hacerlo.

  • Herramientas, las justas (y si todo el centro utiliza las mismas, muuuuucho mejor).

  • Plantea tareas que se adapten a TODOS tus alumnos y a sus circunstancias.

  • Propón una evaluación justa y "a juego" con tu metodología.

  • Nada de lo anterior tiene valor si no tenemos en cuenta el estado emocional de nuestros alumnos (y el nuestro) y empezamos por poner los medios para conocer cómo se encuentran y atender las situaciones de necesidad emocional.

¡Feliz curso a todos!

David Ruiz.



About the author


David Ruiz actualmente trabaja como tutor de primaria y coordinador TIC en el CEIP Kantic@ Arroyo, en Arroyo de la Encomienda, Valladolid. Ha sido director, maestro y muchas cosas más en el CEIP Pradera de la Aguilera (Villamuriel de Cerrato, Palencia). Maestro colaborador en el Programa REDXXI (Escuela 2.0) en Palencia en sus tres primeros cursos. David colabora con centros de formación del profesorado, editoriales y otras entidades en la formación del profesorado (presencial y online) en temas como metodologías activas, evaluación formativa, gamificación, herramientas TIC, Educación a distancia... Es el creador de varios cursos online para docentes de Castilla y León sobre gamificación, educación a distancia, curación de contenidos... algunos de los cuales también tutoriza. Ha formado parte de varios grupos de trabajo en el desarrollo de materiales curriculares para la Junta de Castilla y León. También ha participado en proyectos europeos visitando países como Macedonia del Norte o Lituania presentado a otros docentes sus proyectos gamificados.


Aprende más sobre el trabajo de David Ruiz en su blog.

73 views