Coding: ¿Por qué coding?

By Leti Ahumada


Tecnología en la educación


La tecnología está presente en los centros educativos de todo el mundo en mayor o menor medida, ya sea para ayudar en la gestión interna del centro, como sala de ordenadores o como herramienta habitual para apoyar el aprendizaje en el aula. Esta integración ya normalizada es el resultado de la evolución de la sociedad hacia una era tecnológica, en la que la programación y la robótica empiezan a sobresalir como disciplinas que buscan su propio espacio en el marco educativo.



Hace ya más de 40 años que los ordenadores llegaron a los hogares y su utilización empezó a estandarizarse en el plano laboral, para luego hacerlo en las aulas de los colegios de todo el mundo.


Esta globalización también se tradujo en una mayor accesibilidad al código de creación y configuración de los ordenadores. Lo que al principio era tarea de unos pocos “frikis” se ha convertido en la actualidad en un conocimiento al alcance de todos, con el potencial de cambiar el mundo. Es por ello por lo que, en los últimos años, las instituciones educativas poco a poco están incluyendo dentro de sus contenidos aquellos relacionados con la programación y robótica, que permitan a sus alumnos adquirir las competencias digitales necesarias para no solo desenvolverse en un mundo tecnológico, sino ser parte activa de este.


Enseñar para el futuro


La educación siempre se ha preocupado por preparar a sus alumnos para el futuro, los trabajos que esperan a estos estudiantes una vez que terminen sus estudios. Sin embargo, en la actualidad nos encontramos en una situación excepcional, en la que la tecnología evoluciona más rápido de lo que nos podemos imaginar, modificando los trabajos que conocemos y creando otros nuevos. ¿Cómo puede la escuela entonces preparar a sus alumnos?


“El futuro trabajo de los estudiantes todavía no existe”

Si trabajas en cualquier ámbito de la educación o tienes hijos seguro que has escuchado esta frase más de una vez. Puede tener una connotación desalentadora para ti o puedes decidir afrontarlo como un reto, pero lo que es seguro es que en ese futuro trabajo, exista o no en la actualidad, las personas trabajarán mano a mano con la tecnología y para ello se hace indispensable que sepamos comunicarnos con ellas.


El lenguaje de las máquinas


Desde que nacemos el ser humano aprende a comunicarse con el mundo que le rodea y con las personas a su alrededor. En la escuela aprendemos el lenguaje de nuestro entorno, hablar, escribir… y una segunda lengua que nos ayude a comunicarnos con el resto del mundo.


De la misma manera que el inglés es el lenguaje universal de los negocios, y por ello se enseña en los centros de todo el mundo, la programación es el lenguaje universal de la tecnología, que nos ayuda a relacionarnos con ella, entenderla y modificarla. Si efectivamente nos encontramos en una era eminentemente tecnológica parece lógico que desde la escuela se enseñe este lenguaje.


“La programación permite a los estudiantes crear el mundo del mañana”- Satya Nadella (Microsoft CEO)

Son muchos los lenguajes de programación que podemos encontrar, pero dentro de esta variedad hay algunos caminos claros que podemos seguir para enseñar a los alumnos, desde los primeros cursos de escolaridad, las nociones básicas de la programación. Después de comprender cómo funcionan los procesos de código seremos capaces de modificarlos para crear nuestros propios procesos, y en último lugar configurar desde cero procesos o lenguajes originales que contribuyan en el ecosistema tecnológico de la sociedad.


La unión hace la fuerza

Una vez que hemos sido capaces de comprender las nociones básicas de programación es necesario poner en contexto este conocimiento y aplicarlo a la realidad. Las líneas de código que sabemos escribir y los procesos que hemos aprendido hacen funcionar la tecnología, y esta tecnología puede estar integrada dentro de un caparazón al que llamamos robot.


Los robots no tienen que tener forma humanoide. En la cocina de nuestra casa encontraremos un gran ejército de robots a nuestro servicio: la nevera, el horno, el microondas… Y todos ellos se pueden comunicar con nosotros, y nosotros con ellos, gracias a la programación. Pero para ser capaces de crear líneas de código para los robots tenemos que conocer cómo funcionan, su estructura, los sensores y actuadores que les permiten funcionar. Su anatomía puede parecer más simple que la de nuestra mascota, pero es necesario comprender adecuadamente cómo se relaciona cada una de sus partes con las demás y cómo podemos comunicarnos con ellas utilizando el lenguaje de las máquinas.


Después de estos párrafos parece que la robótica es un paso más allá de la programación, lo siguiente que debemos enseñar, como cuando pasamos de la multiplicación a la división, pero realmente son dos disciplinas complementarias. Cuanto mayor conocimiento tengamos sobre la robótica mayores posibilidades encontraremos en la programación y viceversa. Por lo tanto, creo que estas disciplinas deben considerarse como una sola a la hora de introducirlas en la escuela, para proveer a los alumnos de una visión global y completa sobre la tecnología y sus posibilidades.

“Las habilidades que aprendas hoy the permitirán dar forma al futuro del mañana” – Javier Agüera (Fundador de Geeksphone y desarrollador de dispositivos electrónicos de código abierto)

La educación al servicio de la sociedad


La sociedad actual demanda que las personas tengan conocimientos básicos sobre la tecnología y cómo funciona. La escuela debe responder a esta demanda, no solo con metodologías que incluyan la tecnología en el aula, sino también enseñando al alumnado cómo funciona y por qué, dándoles las herramientas necesarias para que el día de mañana puedan desenvolver en el mundo laboral y personal de la mejor manera posible, sin ignorar todas las posibilidades que la tecnología pone a su alcance.



“En quince años estaremos enseñando programación como enseñamos a leer y escribir… y nos preguntaremos por qué no empezamos a hacerlo antes” – Mark Zuckerberg (Facebook CEO)

sobre la autora


Leti ahumada


Profesora de Coding & Robotics en Primaria y Secundaria en el Brains International School de Madrid, María Lombillo.

Maestra de Primaria con mención en Música. Posteriormente me especialicé en el uso de tecnología en la educación, concretamente en la programación, robótica y videojuegos. He dirigido proyectos de implantación tecnológica para diferentes instituciones y formado a educadores en el uso de herramientas educativas alrededor del mundo.


Sigue a Leti en Twitter

0 views