Gamificación como metodología docente para aumentar la motivación




La gamificación se encuentra entre las estrategias metodológicas con mayores posibilidades de aplicación en el ámbito docente. Además, se puede vincular a otras metodologías emergentes, como el aprendizaje basado en proyectos (ABP), aprendizaje cooperativo o la clase invertida (flipped classroom), siendo un nexo de unión con las vertientes más significativas de la innovación educativa.



Contexto social o histórico


Digimon, Pokémon, los Simpsons, Ben10, la patrulla canina, Harry Potter, Súper Mario, Juego de Tronos, Disney, Marvel, Dragon Ball, Star Wars, Stranger Things, etc. La lista podría ser más larga si nos paramos a analizar todos y cada uno de los intereses de nuestrxs alumnos. Muchas series o películas de las que acabas de leer son actuales; otras, no tanto.


¿Sabrías decirme qué tienen en común todas y cada una de ellas?

Seguro que ahora mismo estás pensando que probablemente alguna cosa compleja debe unirlas, pero te aseguro que es mucho más sencillo que eso: han hecho que nos pasemos horas y horas delante de un televisor porque nos enganchaba una historia que deseábamos ver como terminaba.


Y efectivamente así es, todo lo anterior se debe a una simple palabra: motivación, que lamentablemente muchos alumnos han perdido a la hora de ir al colegio, por lo que nuestra función como docentes debe ser hacer del interés del alumnado una oportunidad única para aprender y aquí juega una vital importancia lo que actualmente conocemos como gamificación y, aunque hace mucho tiempo ya se habían usado sistemas de puntos que es con lo que se le suele vincular, sí, es un elemento de la misma pero no podemos caer en el error de unir una cosa con la otra porque nos estaríamos perdiendo lo más espectacular de esta metodología: la historia o itinerario que cada alumno (personaje según la temática) debe recorrer para construir su propio aprendizaje.


Vía Guiness World Records




Gamificar no es solo dar puntos


La inmensa versatilidad de esta estrategia metodológica, unida a sus grandes posibilidades para emocionar, presentar actuaciones y contenidos novedosos, establecer relaciones muy activas entre los/las participantes en un ambiente lúdico a la vez que curricular, justifica su presencia en la formación del profesorado y en respectivas aulas.


¿Parece que esto de gamificar va a ser mas que dar puntos no?

Te voy a ser sincero, tú, como docente, también vas a tener que vivir un viaje de héroe. Te vas a involucrar en un aprendizaje largo donde tendrás que aprender numerosas aplicaciones para crear contenidos, metodologías nuevas que fortalezcan el aprendizaje e incluso, quién sabe, a lo mejor te enganchas tanto a tu propia historia que tu gustaría vivirla como alumno y ahí está la clave: hagamos de la educación de ahora, la educación que nos hubiera gustado recibir por lo que hagamos que cada día en el colegio sea una experiencia única e inigualable donde al terminarla estén deseando ir a casa a contarla a sus familias, las cuales muchas de ellas también han terminado enganchándose a la historia. Creo que estoy empezando a extenderme por lo que voy a ceñirme a lo práctico. Si quieres gamificar tan solo debes utilizar los elementos que funcionan y aparecen en los juegos para enseñar y aprender a través de ellos.


Todo juego, serie o película cuenta la historia de un héroe en un mundo ordinario o fantástico (eso ya es decisión tuya), con una tarea concreta u objetivo, donde busca aliados que le ayuden cuando se le compliquen las cosas (nadie ha dicho que vaya a ser fácil). Pero antes de todo llama a tus alumnos a la aventura y crea algo que haga que sus ojos brillen y quieran empezar con lo que les acabas de mostrar. A lo largo del viaje deberán ir adquiriendo conocimientos (contenidos curriculares) para poder enfrentarse a personajes que impidan su objetivo y puede que aparezcan las primeras heridas o frustraciones al querer continuar la historia, pero no poder avanzarla hasta que se vean curadas o pedagógicamente hablando, los contenidos estén aprendidos y afianzados. Haz también que los aliados que vayan obteniendo no siempre le ofrezcan la ayuda que busquen para que así se esfuercen más y busquen aprender por su propio medio (autoaprendizaje). Este camino va a ser largo, aunque solo tú marcas su duración, pero te recomiendo que les hagas caer a los infiernos y que cuando crean que todo lo tienen hecho fracasen y deban tomar otras riendas para seguir con su objetivo que al alcanzarlo mayor su será su satisfacción. Es lo que conocemos con “hemos perdido una batalla, pero no la guerra”.


Acabo de contarte una de las historias más antiguas del mundo y que si buscas introducirla en cualquiera de las series o películas que cité en la introducción encajaría perfectamente. Es en sí, una parábola del camino que los seres humanos recorremos a lo largo de nuestra vida. Ahora te toca a ti elegir un contexto, escoger qué contenidos vas a involucrar en la aventura y de qué manera los vas a temporalizar, qué personajes van a ir apareciendo y cuál va a ser su función y cómo tus alumnxs van a ir subiendo de niveles y adquiriendo experiencia para pasar de pequeños “padawan” (alumnos con un nivel básico) a grandes maestros “Jedi” (alumnos que alcanza el máximo nivel de aprendizaje).


Por último, no olvides darle un soporte a tu historia para que puedas compartirla y que otros profesores puedan enriquecerse o inspirarse en ti y, muy importante, evalúa, pero no con un único método, plantea tareas diferentes que impliquen competencias diferentes e instrumentos diferentes. Recuerda que no todos aprenden de la misma manera por lo que no pueden acceder al contenido de una única manera.


Te dije que no sería sencillo, pero ¿qué me dices? ¿arrancamos una aventura y vemos que nos depara este curso?

Via Creative Fabrica




Conclusión


Todx alumnx merece vivir una historia donde él/ella sea el/la protagonista de su aprendizaje

Todo alumno merece vivir una historia donde sea protagonista de su aprendizaje y la gamificación es la metodología que nos ayuda a ello. Si me permites mi más humilde consejo, esto no se hace en un día ni en una semana y puede que ni en un mes, pero no por ello no te quites el gusto de intentarlo. Empieza con pequeñas pinceladas (venga, vale te permito que empieces con los puntitos), pero luego ve incrementando todos los elementos que te he comentado y verás que tu segunda o tercera experiencia es ya tan completa que no podrás parar de crear este tipo de experiencias, aunque sobre todo eso te lo dirán las caras de tus alumnos y tu satisfacción personal.


Mucha suerte,

Fran Quesada.



Sobre el autor


Fran Quesada

Maestro de Educación Primaria especialista en educación física, lengua inglesa, pedagogía terapéutica y teología católica.

  • Másters en TIC y CLIL.

  • Microsoft Innovative Educator Expert & Trainer

  • Google Certified Educator Level 2

  • Apple Teacher

  • Ambassador Flipgrid, Genially, Classdojo, Edpuzzle, BookCreator y Flipped Primary App.

147 views